La base de nuestros productos es la carne de cerdo, y nuestro propósito es ofreceros durante todo el años aquellos productos que tradicionalmente solo se podían saborear en temporada de matanza:
Butifarras, longanizas, patés y embutidos curados.


 
En el Valles de Aran cuando se mata un cerdo se hacen longanizas que pueden comer frescas, o secas “secallonas”, embutidos cocidos (paté, butifarra blanca, negra, de huevo y de lengua) y embutidos curados (el chorizo y salchichón).
 
El paté es el embutido más típico del Valle de Aran. Se elabora con hígado de cerdo, carne magra y papada. Todo esto triturado, especiado con sal, pimienta, ajo y perejil y cocido al baño maria. Es como todo en el cerdo, muy humilde pero muy sabroso.